martes, 17 de octubre de 2017

Reseña: Mordrake o la condición infame de Irene Gracia

Quizá te suene el personaje de Edward Mordrake si viste American Horror Story Circus. Se trata de un hombre que tenía en la parte trasera del cráneo una cara de mujer. Se dice que este rostro era malvado y le sugería cosas innombrables a Edward. Mordrake es una leyenda urbana (su existencia no está probada) bastante popular en los siglos XVIII y XIX. Es un tema bastante popular en los "circos de monstruos" y en la literatura antropológica de la época. En ese personaje de leyenda se basa esta novela de Irene Gracia. 







Edward Mordrake, nacido en una familia noble, no es consciente de la cabeza que tiene en la parte trasera de su cabeza. Su familia trata de que no se dé cuenta pero llega un momento en el que es inevitable y conoce por fin a su hermana siamesa que tiene a su espalda. La hermana, por su parte, se siente terriblemente mal porque nadie le da un nombre ni le tiene en cuenta. Los problemas comienzan cuando ella quiere también vivir su propia vida a pesar de estar pegada al cuerpo de su hermano. 


Esta novela empezó siendo muy prometedora. Se alterna la visión de Edward y la de su hermana en cada capítulo, ambos en primera persona. Me fascinó la idea de que la hermana de Edward (la "otra" cara) tuviera sus propios pensamientos y que estuviera frustrada porque todo el mundo hablaba de extirparla como si fuera un tumor, sin darse cuenta de que eso sería asesinato. No había leído ningún libro antes que tomase un punto de vista tan particular y me resultó muy interesante. 

Pero pronto la novela se va de madre. Empieza a tener elementos cada vez más increíbles: Empieza con que la cara puede controlar el pensamiento de Edward y rebuscar entre sus recuerdos. Esto es bastante increíble, pero estaba dispuesta a dejarlo pasar. Entonces, la historia se vuelve aún más extraña: la cara quiere vivir su vida y hace que Edward se duerma por las noches para vestirse de mujer. Anda hacia atrás (recuerda que vive en la espalda de Edward) y nadie parece notar la diferencia, ni siquiera al tener sexo con ella. 

Lo que me lleva a mi siguiente punto: esperaba que la novela diera un giro hacia lo oscuro y macabro, pero se vuelve extrañamente sexual. La cara de detrás de Edward siente un deseo sexual muy fuerte que tiene su espejo en la repulsión de Edward por la intimidad con las mujeres. A partir de ahí el libro se vuelve verdaderamente estrambótico y llega un punto en el que no entendía las motivaciones de los personajes y me parecía que ni siquiera actuaban de acuerdo a su personalidad. 

La verdad es que me ha decepcionado, para mí la novela cae en picado después de la primera parte. A pesar de eso, el punto de vista sigue siendo original e interesante y la autora sabe cómo escribir. Si te interesa el tema o buscas algo distinto, puede que te guste. Eso sí, preparate para algo raruno, raruno.


Si te gustó, te gustará...
  • Dr. Jekyll y Mr. Hyde de R. L. Stevenson: Esta novela clásica también tiene ese conflico ser dos personas diferentes que comparten un mismo cuerpo. Una de las identidades es más noctura, con pasiones más viscerales mientras que la persona "diurna" es más sensata y siente repulsión por su otra identidad. Puedes leer mi mini reseña de Dr. Jekyll y Mr. Hyde si quieres. 
  • Frankenstein de Mary Shelley: Este otro clásico de terror también me recuerda un poco a Mordrake. En primer lugar, empieza siendo una historia más sencilla pero luego se va de madre también. Además, habla del concepto de paternidad y de si un padre es responsable o no de su creación aunque le resulte monstruosa. También tengo mini reseña de Frankenstein, por si quieres leerla. 
Mi valoración: 3/5


Puedes adquirirlo en Amazon aquí


¿Habías oído hablar de este libro? ¿Te ha llamado la atención?


2 comentarios:

  1. Lo siento pero la idea principal mola, pero viendo como deriva la historia, no me atrae nada de nada. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que a mí también me hubiera gustado saberlo con antelación. No me arrepiento de haberlo leído pero no hubiera tenido unas expectativas tan altas.
      Un beso!

      Eliminar